VAMOS A PREPARAR NUESTRO COCHE PARA EL VERANO

Posted on Jun 5, 2018

Ya esta llegando el verano y con el calor. Y las vacaciones están a la vuelta de la esquina. En Talleres Simtec queremos darles unos pequeños consejos para que las averías más frecuentes en esta época del año se reduzcan. El calor puede ser la causa de averías en nuestro automóvil, por ello vamos a evitarlas.

Así como en invierno la mayoría de los problemas que nos podemos encontrar se centran en el sistema de arranque de nuestro coche, en  verano surge otra serie de inconvenientes que te destacamos por orden de frecuencia:

Aire Acondicionado

Hoy en día, pocos son los automóviles que carecen de aire acondicionado. Aunque se debe poner en marcha con frecuencia (incluso en invierno) para que no se resequen las juntas de estanqueidad, muchas veces pasa inactivo  6 meses, hasta la llegada del verano.

Este sistema somete a un mayor esfuerzo al motor; conservarlo en perfecto estado es vital para evitar problemas mecánicos y poder viajar confortablemente a una temperatura correcta.

Lo primero que debemos mantener es la correa de auxiliares. Al conectar el aire acondicionado, tiene que arrastrar el compresor. Si no está en buen estado, puede patinar (lo cual produce un chirrido lastimoso al acelerar) o incluso partirse. Revisa su estado y tensión.

Filtro habitáculo

El siguiente punto que hay que revisar es el filtro de habitáculo. Lo más probable es que esté casi obstruido por el polvo y polen de la primavera y la humedad del invierno. Si eso ocurre, no pasará bien el aire a través de él y necesitaremos forzar más la entrada de aire del exterior, más velocidad en el ventilador y más consumo para refrigerar el habitáculo.

Rejilla delantera

En la parte frontal de tu coche elimina cualquier elemento que pueda reducir la entrada de aire a través de la rejilla delantera(hojas de árboles, papeles ).Mantén lo más limpia posible la entrada de aire de la zona baja del parabrisas.

Liquido refrigerante

Otro fallo de este elemento es la pérdida de liquido refrigerante. Precisamente por no usar con frecuencia el aire acondicionado, se estropea su hermeticidad.  Si hemos perdido parte de ese gas, el sistema baja su rendimiento y somete a un esfuerzo innecesario al compresor. Lo mejor es que nos revisen las presiones de alta y baja del aire acondicionado en un centro especializado.

Temperatura del motor

El siguiente problema más frecuente en el verano es el de la temperatura del motor.  Lo más importante es revisar el nivel de liquido refrigerante y el de aceite antes de empezar el viaje y, al igual que con el aire acondicionado, mantener lo más despejada posible la entrada de aire delantera.

En marcha, es importante revisar de vez en cuando la temperatura del motor. En las zonas de subida, evita  circular en marchas largas. Ya sé que el manual de conductor económico dice que se debe ir en la relación más larga posible, pero, en las cuestas, esa conducción sube mucho la temperatura del motor. En cuanto notes que debes hundir el pedal más de la mitad del recorrido del acelerador para mantener la velocidad en esa rampa, baja una marcha. Al revolucionarse el motor, la bomba de agua mueve más caudal y refrigera mejor; además, los pistones provocan menos campaneo en el cilindro, se reduce el fenómeno de picado de biela y se previene una subida de temperatura. Es mucho mejor evitar que suba la temperatura, que intentar bajarla una vez empieza a elevarse..

Lleva siempre un par de litros de refrigerante de reserva por lo que pueda pasar. Revisa el estado de los manguitos de goma: si están hinchados o resecos, cámbialos.

Si en marcha ves que el coche empieza a calentarse, lo primero que debes hacer es conectar la calefacción al máximo. Esto hace que el agua del motor pase por el radiador de la calefacción y baje algo la temperatura. Si aún así siguen subiendo los grados, para antes de que se pueda estropear la culata del motor.

Neumáticos

En verano son mucho más frecuentes los reventones de los neumáticos al estar sometidos a más temperatura

Revisar presiones antes del viaje. En contra de lo que puedas pensar, cuanto más baja sea la presión, más fácil es sufrir un reventón, ya que la deformación del flanco de la cubierta genera mucha fricción y calor. Además, aumenta  el consumo de combustible.

Frenos

Cuando viajamos, solemos sobrecargar nuestro coche con equipaje. Ese aumento de peso y las mayores temperaturas externas hacen que los frenos que calienten demasiado. Evita lavar el coche nada más terminar el viaje. Si mojamos los discos cuando están calientes, se pueden doblar; después notaremos vibraciones en el pedal al frenar, lo que se conoce como “alabeo de frenos”.

Como siempre decimos en Talleres Simtec, hay que llevar un libro de mantenimiento para poder evitar todo este tipo de averías, lo primero es la seguridad. Ponga siempre su coche en manos de los profesiones y en su taller de confianza.