LAS AVERIAS MAS COMUNES EN VERANO

Posted on Jun 27, 2016

Ya ha llegado el verano y con el las temperaturas altas, prisas por llegar al destino y un coche sin el mantenimiento adecuado. Tres factores que, unidos, nos pueden amargar las tan esperadas vacaciones de verano. Por eso desde Talleres Simtec le da unas pequeñas normas para evitar las averías más comunes en verano, por ello una buena prevención es fundamental. A continuación encontraréis nuestros consejos para minimizar el riesgo de sufrir las temidas averías mecánicas.

Partiendo de la base de que los vehículos están mucho mejor preparados para soportar el calor que el frío, el aspecto más importante que debemos tener en cuenta antes de salir de viaje es que el coche se encuentre en un estado óptimo de funcionamiento. Es decir, con el mantenimiento al día y, a ser posible, habiendo pasado una revisión en taller pocas semanas antes.

En Talleres Simtec, siempre hacemos especial hincapié en este aspecto, ya que la mejor forma de evitar averías en verano es tener como rutina pasar la revisión anual del vehículo al inicio de la época estival, de modo que en taller podamos revisar su estado y solucionar problemas incipientes.

Si el estado del vehículo es el correcto, que las temperaturas sean altas no debería afectar a su funcionamiento, pues como decíamos los coches están totalmente preparados para soportarlas. Aún así, es cierto que temperaturas muy elevadas pueden acentuar algunos síntomas en el vehículo.

peregrev-dvigatelja-par

Los sobrecalentamientos

Los sistemas de refrigeración del motor son las partes que más sufren con las altas temperaturas, especialmente si el coche está expuesto a grandes atascos y en general circulando a velocidades más lentas de lo habitual. A menos velocidad, menos aire recibe el motor y más elevada es la temperatura de éste, al no poder refrigerar por aire y requerir más esfuerzo al líquido refrigerante. Por ello es importante controlar el indicador que marca la temperatura del motor, y si ésta supera los 90ºC es conveniente no seguir circulando demasiados kilómetros. Tal vez se solucione dejando descansar al vehículo unos minutos, pero si el sobrecalentamiento persiste hay que llevar el vehículo urgentemente al taller para evitar posibles daños mayores.

Pero no solo las velocidades lentas (comunes al transportar remolques o caravanas) o los atascos pueden provocar los conocidos “calentones” del vehículo. El uso del aire acondicionado “roba” potencia al motor, provocando también esos indeseados aumentos de temperatura. Y el sistema de aire acondicionado se puede resentir.

3aire-acondicionado

Revisión del aire acondicionado y climatizador

Estudios realizados en los últimos años indican que más de un 30% de los vehículos que acuden al taller en época estival lo hacen como consecuencia de una avería en su sistema de aire acondicionado o de climatización. Esto suele ocurrir por la rotura del compresor del aire, problemas en las tuberías del sistema de ventilación o porque el gas del aire acondicionado se ha agotado.

Captura de pantalla 2016-01-19 a las 17.10.13

Estas averías no tienen porqué ser consecuencia directa del calor, puesto que es en verano cuando más trabajo se da a los sistemas de climatización y estos necesitan también de un mantenimiento específico que no todos los talleres pueden ofrecer.

El mantenimiento del sistema de aire acondicionado y climatización es más complejo del que a priori podríamos pensar, y los fabricantes de automóviles recomiendan realizar su revisión en los servicios y talleres oficiales.

El aspecto básico del mantenimiento es la revisión y recarga del gas refrigerante que produce el aire acondicionado. Estos gases deben ser de calidad y cumplir varias normativas medioambientales para garantizar un correcto rendimiento sin dañar el medio ambiente.

Otros puntos de revisión son las tuberías (para evitar porosidades por donde el gas escape), correas, los filtros de polen o el filtro deshidratante. Incluso pequeños golpes sufridos por el vehículo durante las maniobras de aparcamiento pueden producir fisuras en el sistema de refrigeración. Así que, de nuevo, la prevención es la mejor aliada.

¿Cómo puedo evitar estas averías?

Como conclusión, diríamos que hay pequeños consejos que todo conductor puede seguir y que pueden sacarle de un apuro, como es el llevar siempre un par de litros de refrigerante de reserva en el maletero, comprobar en una gasolinera antes de empezar el viaje el nivel de presión de los neumáticos y el de los líquidos (refrigerante, aceite, líquido de parabrisas) o, en vehículos con turbo, dejar el motor encendido un par de minutos después de llegar al destino para evitar parones bruscos.

Pero lo más importante, como hemos comentado al principio, es encarar los viajes vacacionales con el vehículo en buen estado, y para ello nada mejor que realizar una visita previa al taller para estar seguros que podremos realizar un viaje sin contratiempos.

Para poder evitar estos contratiempos en nuestros viajes estivales, lo mejor que puede hacer es ponerse en manos de profesiones del sector. Por ello pida cita previa en Talleres Simtec. Y recuerde que más vale prevenir que curar.