LAS 7 AVERIAS DE LA CAJA DE CAMBIO MANUAL

Posted on Nov 24, 2016

Aunque no nos cansamos de repetirlo, desde Simtec en nuestras instalaciones en Alcobendas le vamos a exponer las 7 averías más frecuentes en las cajas de cambios manuales. El exceso de kilómetros y un mal mantenimiento pueden hacer que el sistema de cambio de tu coche se convierta en una caja de problemas.

Y como bien saben este tipo de averías tienen un coste bastante elevado.

Las principales averías que suelen tener los cambios manuales son exceso de ruido en su funcionamiento, que las marchas entren con mucha dificultad, que se salgan de forma espontáneo o importantes fugas de aceite.

cajas_de_cambio_071112_03 

Engranajes con holgura

La holgura entre engranajes produce que la caja de cambios haga un ruido excesivo. En coches con muchos kilómetros a sus espaldas es lógico que los engranajes de desgasten y se produzcan ruidos. Este molesto sonido se produce por un mal asiento de los engranajes entre ellos ya que han ido perdiendo material a lo largo de los años. Y como siempre el mejor que conoce su coche es usted mismo, por esto cuando escuche algún ruido fuera de lo normal. Lo más prudente es ir a su taller de confianza. Este puede evitarnos un gran susto en un futuro.

Cojinetes degastados

El desgaste de los cojinetes de la caja de cambios sobre la que se apoyan los ejes pueden producir un mayor ruido del normal.

caja-cambios-dos-ejes-4-vel

 Varillas del cambio

Un fallo en las varillas del cambio puede producir que tengas una dificultad en la inserción de las marchas. Las varillas o mecanismo de mando son los elementos que transmiten el movimiento desde la palanca de cambio al interior de la caja de cambios. La deformación de estos elementos o de los ‘silen-blocks’ que los unen es una de las mayores averías de los cambio manuales. Una simple revisión de estos elementos puede ser suficiente para que las marchas entren con suavidad.

 Aceite no recomendado por el fabricante.

El aceite es uno de los elementos más importantes de una caja de cambios ya que debe de garantizar en todo momento la lubricación correcta de todo el mecanismo. Por supuesto, si quieres evitar averías en tu caja de cambio manual, debes llevar un mantenimiento periódico y sustituir el aceite de forma periódica. Eso sí, cuando cambies el aceite de la caja de cambios debes utilizar el recomendado por el fabricante. Un lubricante demasiado espeso o con características diferentes puede hacer que tengas dificultades para cambiar de marcha.

 Sincronizadores desgastados

Si los sincronizadóres del cambio manual está desgastados es posible que alguna marcha se desengrane por arte de magia. Esta avería suele suceder en los coches que llevan recorridos muchos kilómetros. Un buen mantenimiento de nuestro automóvil puede evitar dicha avería, ya que si se detecta a tiempo se puede incluso solucionar.

 Embrague defectuoso.

Un defecto en el embrague puede producir que tengas dificultad a la hora de insertar las marchas. Es decir, el desembrague no se realiza de forma total y este mecanismo no estará funcionando de forma correcta. Puede que sea que el embrague ya está gastado, que no está lo suficientemente tensado (en coche antiguos) o, simplemente, que el conductor tiene la manía de no pisar a fondo el pedal. Esta “costumbre” es una de las más comunes.

 Juntas en mal estado

Las juntas en mal estado pueden provocar fugas de aceite por la carcasa del cambio. Esta avería en la caja de cambios suele suceder en coches con muchos kilómetros.

Y como siempre, el mejor que conoce su coche es usted, por lo tanto cuando note alguno de estos síntomas en vehículo no dude en ponerse en manos de los profesionales y en su taller de confianza. Si se detecta a tiempo una avería nos podemos ahorrarnos dinero.

Siempre que pueda pida cita previa a través de nuestra pagina web.