¿ CUAL ES LA FORMA CORRECTA DE SENTARME AL VOLANTE?

Posted on Feb 20, 2017

Talleres Simtec quiere hacer inca-pie en la seguridad a la hora de conducir. Hay que evitar en todo momento las distracciones y sobre todo estas en una posición cómoda y correcta a la hora de la conducción. Si estamos cómodos a la hora de conducir podremos evitar accidentes.

Lo primero que tenemos que decir es ; cuando tengamos que rectificar la posición, hay que hacerlo siempre con el coche parado

Demasiado pegados al volante, con la espalda separada del respaldo, con el asiento demasiado alto o demasiado bajo, y con las manos colocadas de manera incorrecta. Son conductas habituales, y que en muchas ocasiones desatendemos por “costumbres y por exceso de confianza, pero que pueden suponer una diferencia muy importante a la hora de conducir.

Una buena postura en el coche significa conducir más relajado y también reducir el riesgo de accidente, por lo que antes de poner el vehículo en marcha hay que asegurarse de que llevamos una posición correcta. Una vez en marcha, si es necesario rectificar, hay que hacerlo siempre con el vehículo detenido para evitar distracciones, según las recomendaciones de la DGT.

Lo primero que hay que verificar nada más entrar en el coche es la distancia al volante. Es necesario encontrar la separación óptima respecto al volante y a los pedales. La banqueta debe quedar a una distancia que permita maniobrar con comodidad. Un truco es el de pisar el embrague a fondo, de modo que la pierna izquierda debe quedar ligeramente flexionada, y no estirada.

A continuación hay que regular la altura de la banqueta, hasta que nos permita tener una visibilidad frontal completa. Los ojos estarán a media altura del parabrisas, para ver hasta el final del capó delantero.

Una tercera clave es la inclinación. El ajuste del respaldo es importante porque condiciona la movilidad de los brazos. La inclinación idónea es un poco más de 90º, de forma que pueda tocar la parte superior del volante con las muñecas manteniendo la espalda apoyada en el respaldo.

Respecto al reposacabezas, el centro debe coincidir con la parte de atrás de la cabeza y ambos deben quedar alineados por arriba. El reposacabezas no sirve para dar comodidad, sino para amortiguar el movimiento de la cabeza en caso de impacto.

Prácticamente todos los coches modernos permiten regular el volante en altura y profundidad. Para hacerlo correctamente deberemos poder sujetarlo cómodamente, con los codos un poco flexionados, formando un ángulo de más de 90º. Además, cuando maniobremos, las rodillas nunca deben topar con él, y no debe haber ningún obstáculo que nos impida la visión del cuadro de instrumentos ni de la carretera. Situando las manos sobre el volante para tener capacidad de maniobra, e imaginando que el volante es la esfera de un reloj, lo agarraremos en la posición de las ‘10:10’. Durante la conducción hay que mantener los brazos un poco flexionados, nunca tensos. Durante la marcha, evita cruzarlos al girar el volante.

Los retrovisores deben estar colocados de forma que ofrezcan una visión correcta de la vía sin tener que mover la cabeza. El retrovisor interior debe estar centrado en la luneta trasera. Los laterales, abiertos para cubrir un mayor ángulo, hasta dejar de ver el lateral del vehículo.

El calzado y la ropa también condicionan la maniobrabilidad. Evite chanclas y sandalias, zapatos con tacón o rígidos. Asegúrese de que sus suelas están secas y limpias antes de conducir para no resbalar. La ropa de invierno, como abrigos, bufandas y chaquetones, es poco recomendable ya que impide el correcto ajuste del cinturón de seguridad y le resta eficacia cuando entra en acción. Es mejor despojarse de estas prendas y utilizar el sistema de climatización del coche.

Finalmente, el cinturón de seguridad debe de estar abrochado antes de iniciar la marcha. Dejarlo para más tarde implica soltar una mano del volante, además de una distracción totalmente evitable.