CONSEJOS PARA ARRANCAR MI COCHE ENTERRADO EN LA NIEVE

Posted on Ene 16, 2017

Tenemos una ola de “frio Siberiano” en nuestro país. La nieve esta haciendo acto de presencia en la mayoría de las zonas de España. Desde Taller Simtec le damos una serie de consejos si una mañana nos encontramos con nuestro coche enterrado en la nieve.

Si sabes que va a nevar, lo suyo es prevenir: Si hay pendiente dejar el coche cuesta abajo; dejar los limpiaparabrisas levantados; si es posible, aparcarlo donde no le caiga nieve o al menos, donde no le caiga la nieve de los tejados; si es posible aparcar donde menos frío haga, en la cara sur del edificio; ¡Ojo! Con los garajes con rampas, luego se hielan y no puedes sacar el coche; no está de más poner un plástico sobre el parabrisas y luneta trasera.

En el caso que nos indicas hay que olvidarse de salir en diez minutos: Hay que tomarse un tiempo.

Con la cerradura congelada, lo mejor es el “viejo truco” de calentar la llave con un mechero e intentarlo sin forzar varias veces.

¡Prohibida el agua caliente! Los cambios de temperatura pueden hacer estallar los cristales. Y además, si hace mucho frío, se hiela en un instante y es peor el remedio que la enfermedad.

¡ Llimpiaparabrisas quietos ! Si hay mucha nieve acumulada los limpias no podrán con ella y saltará el fusible o, peor aún, se quemará el motor y nos quedaremos sin este accesorio tan importante.

Calefacción a tope… ¡Y aire acondicionado! Con el motor arrancado, hay que poner la calefacción a tope apuntando a los cristales y conectar el aire acondicionado que ayuda a evitar la condensación interior que, incluso, puede llegar a helarse en los cristales por dentro.

¡A quitar la nieve! Con el coche arrancado y mientras la calefacción hace su efecto, es momento de comenzar a quitar la nieve… Con algo que no arañe. Podemos usar una pala o algo parecido para quitar la nieve de delante y detrás de las ruedas, del coche y de los bajos; pero para quitar la nieve de la carrocería, algo plástico (un plato, una pala de juguete o cosas así) de forma que si “se nos va la mano” no hagamos un arañazo al coche.

No hay que tener prisa. Hasta que la nieve de los cristales, por efecto de la calefacción, no se caiga sola, no debemos arrancar: La visibilidad es lo más importante.

Quitar toda la nieve. Eso de dejar la nieve en el techo “porque no molesta” es una chapuza por que puede ir a parar al cristal posterior y a otro coche y si hay trozos helados, es un peligro.

Para Taller Simtec, su seguridad es lo primero.