CAUSAS POR LAS QUE EL COCHE PIERDE POTENCIA

Posted on Mar 1, 2017

Como ya saben nuestros amigos, Talleres Simtec tiene más de 30 años de experiencia en el mundo de las reparaciones. Se podrán hacer una idea de la cantidad de preguntas que nos hacen nuestros clientes a la hora de venir al taller. Entre una de las muchas preguntas más habituales que nos hacen es “ la perdida de potencia” en el coche. ¿por qué pasa esto?

Los años en las persona como en los coches no pasan en balde y claro esta que el con e tiempo nuestro coche comienza a perder la potencia de antaño. Claro esta que no es de la noche a la mañana esta perdida de potencia. Esto se realiza de una manera progresiva a los largo de los años de vida del coche. Y claro esta que si hemos mantenido el coche en perfecto estado, podemos alargar la vida de nuestro coche. Esto se puede hacer como siempre insistimos en Simtec, pasando siempre las revisiones a tiempo y llevando un libro de mantenimiento en perfecto estado.

Pero si por desgracia no hemos hecho caso a estas recomendaciones y nuestro coche comienza a perder potencia es debido a los desgastes de los principales elementos integrantes del propulsor. En otros casos, se debe a fallos mecánicos o electrónicos, así como el deterioro de piezas que pueden ser sustituidas con relativa facilidad.

Hemos recopilado estas causas en 4 secciones distintas:

Exceso de rozamiento de determinadas piezas externas al motor.

Problemas con el encendido en el motor.

Mal funcionamiento de las válvulas del cilindro.

Deficiente lubricación del sistema.

Incorrecta mezcla del combustible.

EXCESO DE ROZAMIENTO

En este caso, la pérdida de rendimiento no se debe a una merma en el funcionamiento en el motor sino al hecho de que determinados elementos mecánicos sufren una fricción excesiva.

Agarrotamiento de los frenos

En algunas ocasiones, algún pistón de las pinzas de los frenos puede fallar o no retroceder. En esos casos, la pastilla sigue pegada al disco, de manera que el coche circula parcialmente frenado.

Excesivo tensado del freno de mano

En estos casos, el eje trasero se verá retenido por el freno de mano, incluso cuando la palanca del mismo esté bajada.

Desgaste del embrague

Cuando el embrague pierde su capacidad de agarre, transmite menos fuerza del motor a los ejes de las ruedas. El deterioro tiene lugar de forma natural pero puede incrementarse como consecuencia de un mal uso del embrague como, por ejemplo:

En salidas rápidas con el coche parado.

Unos cambios de marcha sin suavidad en el juego de pies.

Aparcando frecuentemente en lugares con pendiente.

Mal funcionamiento de los rodamientos de las ruedas

Cuando los cojinetes de las ruedas no se encuentran en buen estado, éstas no pueden girar libremente, por lo que el rendimiento del vehículo es más pobre.

PROBLEMAS QUE AFECTAN AL MOTOR

Deficiente lubricación del sistema

La mala lubricación de las piezas del motor incrementará el rozamiento, por lo que la potencia generada no se transmitirá correctamente a las ruedas. Además, tendrá lugar un desgaste prematuro de las piezas.

Problemas de potencia por fallos en el encendido

Por regla general, el mal funcionamiento de las bujías suele ser el principal responsable de que la chispa no salte a tiempo y el combustible no se encienda en el momento adecuado. Este fallo puede deberse a múltiples motivos, tales como una mala conexión del cableado o la acumulación de impurezas en el cabezal (carbonilla, óxido, restos de aceite…)

No obstante, también puede tener lugar algún otro tipo de problema en diversos elementos mecánicos, como el distribuidor, la tapa del delco o la propia centralita electrónica, de la cual hablaremos enseguida.

Mal funcionamiento de las válvulas del cilindro

La principal función de las válvulas es cerrar los cilindros del motor para crear una atmósfera estanca en la cámara de combustión, donde la mezcla de aire y combustible explote, y genere el movimiento necesario en el pistón.

Cuando las válvulas no funcionan adecuadamente, la explosión de la mezcla no tiene lugar de forma eficaz. Dicho mal funcionamiento puede deberse a:

Válvula pisada

Una válvula pisada no cerrará el cilindro correctamente. Este problema puede ser corregido con un sencillo ajuste de la misma.

Rotura del muelle de la válvula

Cuando el muelle de una de las válvulas de rompe, ésta tampoco cierra el cilindro correctamente.

Deterioro de la guía de las válvulas

El desgaste en el carril que sirve de guía para las válvulas impedirá que éstas cierren el cilindro.

Deterioro de las levas

El árbol de levas que empuja las válvulas también puede afectar al movimiento de éstas y el consiguiente fallo en el cierre y apertura de los cilindros.

Incorrecta mezcla del combustible

La mezcla de aire y combustible en la cámara de combustión debe estar correctamente equilibrada, tanto si se trata de un motor diesel como gasolina.

Si hay demasiada presencia de combustible (mezcla rica), la combustión tendrá lugar con mayores dificultades por la ausencia de suficiente aire. Además, se disparará el consumo.

En el caso de que la mezcla tenga excesiva cantidad de aire (mezcla pobre), se produce una pérdida de potencia y el aumento de la temperatura del motor.

El error en la mezcla puede deberse a las siguientes causas:

Pérdida de presión

Es posible que el circuito de alimentación de combustible sufra algún tipo de fuga, lo que provocará una mezcla pobre y el riesgo de que se incendie el motor.

Rotura de manguitos o juntas

La rotura de estos elementos puede dar lugar a que el sistema de admisión reciba una cantidad incorrecta de aire.

Mal funcionamiento de la mariposa del acelerador

Si la mariposa del acelerador no se abre totalmente, el caudal de combustible que acceda a la cámara de combustión será insuficiente.

Suciedad en los filtros o los inyectores

Tanto si se trata del filtro del aire, como si es el del combustible, la suciedad impedirá que la mezcla sea la correcta. Lo mismo puede decirse de los inyectores de combustible.

Falta de tensión eléctrica en la bomba

La bomba que transmite combustible a los cilindros puede sufrir una pérdida de tensión, lo que deriva en una mezcla pobre.

Mal funcionamiento del caudalímetro

Este mecanismo es el encargado de medir la cantidad de aire que accede a los cilindros, por lo que su mal funcionamiento puede llevar a una incorrecta mezcla.

Fallo del turbo

Si el turbo se avería, no suministrará la cantidad de aire suficiente al cilindro con la consiguiente pérdida de rendimiento.

Fallo de la centralita electrónica

Actualmente, los vehículos incorporan más y más componentes electrónicos, entre los que destaca a centralita, la cual se encarga de controlar cada uno de los parámetros del vehículo. La humedad producida por la condensación o la entrada de agua puede llegar a averiar este elemento crítico.

Para terminar como hemos comenzado esta noticia. No podemos pasar el tiempo, pero si podemos retrasarlo. Por ello lo mejor que le podemos recomendar desde Talleres Simtec es llevar siempre las revisiones al día y tener siempre un buen libro de mantenimiento. Y sobre todo poner su coche en manos de los profesionales y para eso lo mejor es su “taller de confianza”. El cual le podrá asesorar mejor que nadie sobre el cuidado de su coche.